lunes, 6 de julio de 2015

Una niña de dos años sin nariz tendrá una gracias a la impresión 3D

Esta irlandesa de 2 años nació con una rara malformación congénita causante de que la pequeña naciera sin nariz.
La arrinia es la ausencia parcial o total de la nariz y está clasificada como una anomalía craneofacial, que impide a las personas que lo padecen tener sentido del olfato. 
Se trata de una anomalía tan extraña que, de acuerdo con el periódico británico DailyMail, sólo se han dado 47 casos todo el mundo de la medicina reciente. 
Los papas de Tessa, eran su hija vendría al mundo con esa anomalía —lo que provocó que se tuviera que someter a una traqueotomía que le ayudara a respirar con más facilidad cuando sólo era un bebé—, rechazaron desde un primer momento las técnicas de reconstrucción que se han estado realizando a lo largo de estos años. 
Principalmente, por las profundas cicatrices que deja en el rostro y que son imposibles de disimular. Entonces, el doctor Jonathan Britto, del Great Ormond Street Hospital de Londres, propuso a los progenitores de la niña una solución innovadora que, aunque no le devolverá el sentido del olfato, servirá como solución estética. 
Todo ello gracias a las impresoras 3-D. “La nariz no servirá como vía respiratoria, pero dará un buen resultado estético”, ha comentado el doctor Britto.
Los médicos han diseñado una prótesis nasal que se ajusta al cráneo de la niña y que será reemplazada en varias ocasiones a lo largo de su crecimiento. 
Le implantarán la definitiva durante la adolescencia. La ausencia parcial o total de la nariz en el nacimiento es conocida como arrinia, una rara malformación congénita que impide tener sentido del olfato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario