jueves, 6 de octubre de 2016

CONSTRUIRÁN POR IMPRESIÓN 3D EL PROTOTIPO DE UN URINARIO REVOLUCIONARIO

La empresa valenciana, E&I construirá mediante la impresión 3D durante el mes de septiembre de 2016 uno o más prototipos de un revolucionario urinario por cuya idea ya le han ofrecido 680.000 euros.  
Gracias a la impresión 3D, la idea se convertirá en realidad física para permitir evaluar todas sus posibilidades. 



 Esta reinvención más higiénica del mingitorio, es el fruto del trabajo de tres valencianos: el bioquímico y empresario Eduard Gevorkyan, su compañero, el economista Iván Giner, con quien fundó la empresa E&I de dispositivos de carga de móviles en bares y locales, y el técnico Miguel Ángel Levanteri, que aportó la pregunta que dio lugar al invento: cómo rediseñar el clásico urinario y convertirlo en algo que marcara la diferencia.              

Gevorkyan, explica que el sistema se compone de un sensor que se activa con el uso del urinario.                                                                                     

Cuando el usuario ha terminado de utilizarlo, los sensores lo detectan y ponen en marcha una cortina de agua enjabonada cuya temperatura varía según la estación: más fresca en verano y más caliente en invierno, que en tan solo tres segundos limpia el pene del que haya utilizado el urinario.                                             

Según su inventor, todo son ventajas en este sistema que está diseñado para adaptarse a los diferentes usuarios y que funciona igual independientemente del tamaño de su miembro  “para que nadie en el mundo quede discriminado”, además de ayudar a ahorrar agua, puesto que para su uso “está todo  calculado”.                                                                                                                                                                                                                     

Gevorkyan asegura que el sistema ofrece rentabilidades elevadas a las empresas productoras, puesto que incluye un sistema de doble carcasa que abarata el coste de fabricación.                                                                                                                                       
 Además, permite que se utilicen los nuevos polímeros, que son bastante baratos, en lugar de la porcelana, que es tradicionalmente más cara”                                                                                                                                         
Se trata de un invento con un gran potencial comercial, y los empresarios valencianos lo saben.                        
Gevorkyan tiene claro cuál es su meta: nada más y nada menos que la completa sustitución del inodoro tradicional a largo plazo, “igual que lo hizo el mono mando con el grifo normal y corriente”.                                                         
“Islandia, Suecia y Austria están entre los países más limpios del mundo.                                                                            
 Allí seguro que podría triunfar”, vaticina el bioquímico, aunque su objetivo es el mundo entero, ya que los tres inventores tienen la patente internacional del proyecto.                                                                                                                                                      
Ahora, Gevorkyan y Giner se encuentran inmersos en negociaciones con una empresa española que quiere comprarles la patente, por la que ha hecho una oferta de 680.000 euros, la segunda que han recibido.   
“Primero, una empresa holandesa nos ofreció 300.000 euros, cuando aún estábamos un poco ‘verdes’, pero nos dimos cuenta de que el proyecto vale mucho más”, explica el inventor del urinario, que se muestra “dispuesto” a negociar no solo con empresas dedicadas a la compra de patentes, sino con compañías del sector.                                                                                                                                                        
En cuanto al futuro, Gevorkyan se muestra abierto, y asegura que tienen “varias cosas” en mente, pero que quieren seguir “enfocados” a hacer realidad el urinario 2.0, un trabajo en un sector en el que les gustaría seguir trabajando, quizá con un servicio similar para mujeres “para que, entonces sí, no haya discriminación”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario