viernes, 10 de febrero de 2017

EL PRIMER ORDENADOR DE LA HISTORIA, PREMIO NACIONAL DE CREATIVIDAD EN IMPRESIÓN 3D



Guillermo, de KiroLab 3D, ha sido el ganador del primer Premio Nacional de Creatividad en Impresión 3D con su diseño del mecanismo de Anticitera, el primer ordenador de la Humanidad creado por los griegos en el siglo II antes de Cristo.                                                                                                          





El mecanismo de Anticitera es una computadora analógica de la Edad Antigua diseñada para predecir posiciones  astronómicas.  
El proyecto de Quiroga ha sido premiado por su extrema complejidad, al intentar reproducir los engranajes funcionales que necesitan de un alto conocimiento matemático que permita calcular todos los movimientos de los astros celestes y los calendarios.                 









Eso ha supuesto un trabajo de unos ocho meses en diseñar por ordenador las piezas a reproducir para Impresión 3D este mecanismo diseñando todo desde cero, ya que hasta ahora nadie lo había conseguido con impresión 3D en todo el mundo.    
Sólo el Museo Arqueológico Nacional de Atenas tiene algún modelo 'oficial' que recree el Mecanismo de Anticitera, realizado con metales y metacrilatos, con lo que este complejísimo diseño democratiza la posibilidad de estudiar el primer ordenador del mundo.                                                                                                     


                     


Una vez afinado todo el diseño para Impresión 3D, Guillermo Quiroga lo liberará para que cualquier persona de todo el planeta pueda imprimírselo en casa con una impresora 3D.     
Este diseño no está pensado para ser vendido, sino como un objeto de estudio”, explica Guillermo Quiroga, que vende diseños de alta calidad de escenografía lúdica y figuras decorativas y coleccionables con la técnica de la Impresión 3D en la empresa vallisoletana Kirolab 3D junto a Verónica Coca Zancajo.           


                                            

Con paciencia y una sola impresora 3D se puede llegar a tener en poco menos de una semana una reproducción de este mecanismo, que hasta ahora era exclusiva de los museos con enorme coste en manufactura porque se realizaba de forma artesanal, “y en cualquier parte del mundo siempre que se tenga acceso a una impresora 3D”, afirma Quiroga.    














                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario